PP: Imagínate un país con un sueldo social para todos los ciudadanos- Març 2018

Imagínate un país con un sueldo social para todos los ciudadanos, donde se acoja sin límites a los refugiados y emigrantes, donde la sanidad sea universal, gratuíta y de calidad, la ocupación de viviendas vacías un derecho, la educación por supuesto también universal y pública, y donde la huelga y el corte de carreteras sean la solución mágica de todos los problemas. Reflexionando sobre esto creo que es fácil concluir que es una utopía insostenible, que ningún país puede permitírselo.

Por lo tanto afirmamos que es legítimo luchar por nuestros derechos, pero  también tenemos que plantearnos que corremos el peligro de caer en la tentación de los populismos, los falsos cantos de sirena y perder lo poco o mucho que tenemos. Recordemos que algo parecido pasó en Grecia, también en una comunidad autónoma de España, querían la independencia y ahora ni si quiera son una  autonomía medio decente.

                                                                                                                                                     

Reflexionemos cómo es que en el ayuntamiento se aprueban mociones para  una subida de las pensiones mientras al mismo tiempo se da apoyo a una  huelga feminista que paraliza  la economía productiva, que es la fuente donde se nutre la capacidad de poder hacer frente a los gastos sociales, díganse pensiones, sanidad, educación, etc.

 

De nuevo, la falta de coraje y determinación del grupo socialista ha quedado de manifiesto cuando se han abstenido frente a una moción donde se desprestigia la calidad democrática de nuestra nación y sus instituciones, poniéndose de perfil a la hora de plantar cara a los que quisieron con métodos poco ortodoxos poner en duda la integridad territorial de España. Por eso exigimos de quienes nos gobiernan en Polinyà, una actitud clara y firme en defensa de la unidad de España y sus instituciones, estamos en una situación política excepcional, y los principios están por encima de mantener un cargo político, no vale esconder la cabeza bajo el ala.

 

Comprensible la indignación de los que en su día comulgaron con las falsas promesas independentistas, algunos  ya tienen más claro que están en un callejón sin salida, que se ilusionaron por promesas  de una república independiente saltándose las reglas de juego y como niños que un día alguien les dice que los reyes son los padres les da un berrinche. Nadie les privará del derecho al pataleo, pero no se confundan, aquí alguien les aviso desde el minuto primero de las consecuencias, mientras otros les siguieron engañando.

Darrera actualització: 02.08.2018 | 14:18